Cinco mitos sobre la lactancia materna

Cinco mitos sobre la lactancia materna

Existen muchas dudas sobre el tema de la lactancia materna, sobre todo para las madres primerizas. El no tener información consistente hace que muchas mujeres se dejen llevar por lo que escuchan de sus amigas o familiares, impidiendo que sus hijos obtengan los múltiples beneficios de la leche materna.

La UNICEF ha identificado varios mitos sobre la lactancia materna, y queremos resumirte cinco de ellos para que te animes a brindarle el mejor alimento a tu bebé durante sus primeros e importantes meses de vida:

1. La madre no puede comer ciertos alimentos durante la lactancia.

En todo el periodo de gestación y durante la lactancia, la mujer necesita consumir una dieta balanceada. No hay alimentos que aumenten o disminuyan la producción de leche, sino que esta está determinada por la succión del lactante: a mayor succión, mayor producción.

2. Si la madre está enferma, no debe amamantar y, si sigue lactando, no puede tomar ninguna medicación.

Si la mujer está enferma (gripe, resfriado, tos, etc.) puede amamantar. Si se trata de una enfermedad más grave, deberá consultar su médico sobre los efectos nocivos para el lactante de los medicamentos que consume.

3. El calostro (la leche que la madre produce en los primeros tres días siguientes al parto) debería ser desechado, porque es sucio y antihigiénico.

El calostro no se debe desechar, porque contiene muchos nutrientes y factores de defensa que fortalecen el sistema inmunológico del bebé, así que funciona como una vacuna.

4. Se debe dejar de amamantar cuando el niño aprenda a caminar.

Salvo en circunstancias especiales, los bebés deben ser alimentados solo con leche materna hasta los 6 meses de edad. De los 6 meses hasta los dos años, se debe complementar el consumo de leche materna con otros alimentos.

5. Los bebés necesitan beber aguas aromáticas, té o infusiones para fortalecer el estómago, o si están enfermos y tienen diarrea.

La leche está compuesta en un 90 % por agua, por lo tanto, los bebés no necesitan ingerir líquidos adicionales. La mejor manera de fortalecer al bebé es dándole leche materna todas las veces que la pida. Si se llega a producir diarrea, se debe consultar al médico.

Siempre que tengas dudas respecto a la alimentación de tu bebé, acude a su pediatra.

Y recuerda que la leche materna lo ayudará a su desarrollo y crecimiento.

Habilidades

Publicado el

agosto 8, 2019