¿Dieta perfecta o trastorno?

oct 28, 2016

LA ORTOREXIA

Todos debemos prestarle atención a cómo nos alimentamos. Pero hay un límite: obsesionarse por alcanzar la dieta perfecta puede convertirse en un problema.

 

011

 

La ortorexia se define como la obsesión patológica por consumir exclusivamente comida saludable. El término deriva del griego orthos, que significa ‘correcto’ y orexis, que significa ‘apetito’. Se trata de un comportamiento compulsivo que provoca en la persona una preocupación extrema: la comida es el centro de sus pensamientos y de su vida. Y no solo esa preocupación no es conveniente, sino que resulta perjudicial, pudiendo conducir al aislamiento, a la depresión y a otras enfermedades de orden alimenticio.

Esta dieta solo acepta comida orgánica, vegetal, sin grasas, sin carne, y rechaza además cualquier alimento en cuyo cultivo se hayan utilizado pesticidas o herbicidas, o que contenga aditivos artificiales, como colorantes o conservantes. Pero la ortorexia suele extenderse más allá de la atención por el origen y la calidad de la comida, y abarca incluso los materiales con los que fueron preparados: la persona desarrolla una especie de ritual que debe seguir al pie de la letra y que produce una sensación de autoculpabilidad si no logra cumplirlo. Esto puede llegar a extremos, como pueden ser dedicar varias horas a planificar los menús y hasta contar cuántas veces se mastica cada bocado.

La ortorexia aún es un trastorno muy poco conocido; sin embargo, según cifras de la Organización Mundial de la Salud, afecta a un veintiocho por ciento de la población en los países desarrollados. También se ha advertido que las personas que tienen mayor riesgo de sufrir esta patología son aquellas con una personalidad estricta, controlada y autocrítica en exceso. En cualquiera de los casos, es necesario recibir ayuda para recuperar la salud.

El tratamiento contra la ortorexia aspira a un equilibrio tanto físico como mental, en el que también se tratan posibles trastornos emocionales. El primer paso, fundamental para erradicarla, es la aceptación: una vez se es consciente de que se padece ortorexia, es posible empezar a aprender a comer de una forma natural sin pensar demasiado en ello. Luego, se trata de brindar asistencia profesional desde el punto de vista dietético, para que la persona pueda cubrir sus requerimientos nutricionales mínimos hasta recuperar la normalidad.